LA IMPORTANCIA DEL VASO EN LA CERVEZA

A la hora de servir una cerveza le damos importancia a la temperatura de la cerveza y también a la espuma que tiene y solemos obviar la forma del vaso o jarra donde se sirve. Queremos en este post indicar que el vaso cumple dos funciones primordiales. En primer lugar, presentan la cerveza, es decir cumple una función estética o incluso de marketing y en segundo lugar indicar que el vaso influye en el sabor y olor de la cerveza.

Casi toda la experiencia gustativa cuando probamos una cerveza pasa por la nariz y la boca, y el vaso de cerveza que usemos contribuye enormemente a realzar los atributos y matices del producto. En esto tiene mucho que ver la espuma ya que al echar la cerveza, ésta actúa como un “retén” para muchos compuestos volátiles que contiene la cerveza. Estos son compuestos que se evaporan de la cerveza para crear su aroma, como aceites procedentes del lúpulo, toda clase de derivados de la fermentación, ésteres afrutados y un largo etcétera. Por lo tanto, el vaso que provoca una buena espuma puede provocar la retención de muchos de estos compuestos volátiles.

 De esta forma, los diferentes niveles de retención de espuma que se deseen en diversos estilos de cerveza, necesitan distintos tipos de vasos.

A continuación mostrados los principales tipos de vasos:

Vaso de tulipa

El vaso de tulipa es el recipiente perfecto para muchas cervezas tipo ALE. El fondo del vaso grande y redondeado está especialmente diseñado para aumentar la transmisión de calor desde las manos, para así calentar la cerveza. Por otro lado, el cono superior del vaso, curvado hacia dentro, permite atrapar los aromas en su interior y ayuda a mantener la espuma en la cabeza del vaso.

Normalmente, las  cervezas ALE más tostadas o más fuertes (más de 7,5 grados de alcohol) son las que más se ajustan a este tipo de vaso, ya que son las cervezas más aromáticas en parte por su mayor contenido alcohólico o su mayor tostado y además normalmente son menos amargas, lo que les hace idóneas para beber a mayor temperatura.

 Estilos de cerveza recomendados: Pale Ale fuertes (incluyendo IPA), Imperial Stout, ALEs belgas y francesas así como lager alemanas.

Vaso Jelly francés

Estos vasos son hexagonales y presentan una boca de vaso abierta, estrechándose hacia abajo para formar una base pequeña. Es un vaso muy recomendado para las cervezas blancas ya que al servir la cerveza, el relieve remueve y enfatiza la espuma. Recomendado para Ale francesa/belga: Witbier.

Vaso de Pinta Americana (Shaker)

Este vaso es conocido como el típico vaso para una pinta de cerveza. La boca ancha del vaso permite una buena formación de espuma y beber fácilmente la cerveza, pero al ser largo y ancho muchos aromas se pierden. Por otro lado,  al ser largo evita mucho contacto con la mano, conservando mejor la temperatura.

 Normalmente se usa para servir cervezas Lager americanas y alguna Ale americana no muy fuerte ni aromática (American Pale Lager, American Adjunct Lager, Amber Ale, Blonde Ale, American Wheat Ale)

Vaso de Pinta Imperial Británica (Nonick)

Muy similar a la Pinta Americana, la Pinta Imperial Británica fue adoptada como una medida oficial por el Parlamento Británico en 1824.

Tiene las mismas propiedades que la pinta americana o “Shaker” con la única diferencia que el vaso sobresale ligeramente por la parte alta, cosa que facilita su agarre. Este resalte que lo diferencia de su hermano americano, no le confiere nada más en especial.

Los estilos recomendados son tradicionalmente de origen británico por serlo también el vaso: English Pale Ale y Porter.

Vaso de Pinta Irlandesa

Es un vaso similar, pero ligeramente diferente a la Pinta Imperial Británica, por su pequeño estrechamiento en la base del vaso que disminuye el contacto del vaso de cerveza con la mano, transfiriéndole menos calor.

Al igual que sus hermanos británico y americano, la boca ancha facilita la buena formación de espuma.

Es el típico vaso para Guinness (Irish Stout). También puede usarse para muchas cervezas Porter.

Vaso Flauta Pilsner Clásica

Es un vaso alto y esbelto que suele confundirse con una flauta de champagne. La forma cónica ayuda a mantener la fina espuma de las cervezas Pilsner mientras resalta la claridad brillante gracias a la carbonatación propia de este estilo de cervezas Lager. Por último, el diseño estrecho trae aromas del vaso a nuestra nariz cuando damos un sorbo

Estilos de cerveza adecuados: (Scotch Ale, Kölsch, Altbier, Cream Ale, California Common, Pilsner, Dortmunder)

Vaso Pokak

Aunque es similar en forma a la flauta Pilsner, el Pokal tiene una parte inferior más entallada, lo que lo hace más ancho. El Pokal se usa normalmente para servir cervezas Lager alemanas estilo Bock. Estas cervezas son tradicionalmente muy malteadas y este vaso presenta muy bien estos aromas dulces, al mismo tiempo que forma y mantiene una espuma uniforme y persistente debido a su cabeza más ancha.

Vaso “Goblet” de Abadía

Recomendado para cervezas Ale belgas y de abadía. Son típicamente de tallos largos y con una amplia apertura en la boca del vaso que permite sorbos profundos. Muchos tienen núcleos en el fondo del vaso que retienen el CO2, y que al servir la cerveza produce burbujas y que al subir, ayuda a formar una cabeza de espuma densa y atractiva de más de 2 centímetros de grosor.

Jarra

Su amplia apertura facilita el beber y el asa evita que se caliente.  Los relieves son meramente decorativos. Se ha usado tradicionalmente para servir todos los estilos de cervezas Lager alemanas.

Vaso Weizen, Weissbier o “Vase”

Estos vasos largos y con finas paredes, muestran el color de la cerveza y la amplia boca de su parte superior está destinada a formar una espuma generosa. Además, la inclinación inferior del vaso, atrapa los sabores afrutados y aplatanados, típico de las cervezas de trigo.

null